jueves, 7 de septiembre de 2017


DUODECIM


Uno...
Había una vez una niña que solo sabía contar hasta 12.
Dos…
Aquella niña estaba loca, eso es seguro.
Tres…
Estaba enamorada de un chico; la gente creía que era un amigo imaginario, pues nadie le podía ver, pero, en realidad, se trataba de un niño que había muerto hace tiempo.
Por él, mataría.
Cuatro…
Por él, moriría.
Cinco…
Aquel chico la manipulaba.
Seis…
Sus padres le intentaron separar de él, decían que solo era un producto de su imaginación.
Siete…
Les odiaba por ignorar al amor de su vida.
Ocho…
No vio otra opción, él no se la dio.
Nueve…
Los mató.
Diez…
Le gustó ver cómo el rojo se arrastraba por el suelo.
Once…
Se la llevaron, la ataron, la encerraron, y...
Doce…
Y les dieron silencio, a los dos, para que ella pudiese contarle:


Uno…
Había una vez …



Y así,el chico, sentado frente a ella,le escucha atentamente, esperando a que termine su historia interminable, para…

A él también le gusta ver cómo el rojo se arrastra por el suelo.

No hay comentarios: